Subir
RESUMEN DE LA OBRA REDOBLE POR RANCAS 
– MANUEL SCORZA –
Argumento del libro "Redoble por Rancas" de Manuel Scorza.
La obra acontece en Rancas, pueblito cerca de Junín. El juez Francisco Montenegro simboliza al hombre que tenta el poder inicuamente y que es respetado, solo por el temor que inspira a los habitantes de Rancas. Prueba de esta sumision, es el hecho de que cierto día al juez Montenegro se le cae una moneda de bronce.

Pasa un año y nadie se atrevió a recogerla, puesto que sabían que pertenecía al juez. A lo más que llego al coraje de este pueblo, se aprecian en el hecho, de que un niño se atrevió a rascar la moneda con un palito, muy suavemente.

Al llegar a Rancas la “Cerro de Pasco corporation”, un viejo campesino llamado Fortunato, previene a los habitantes sobre las consecuencias nefastas que esta compañía acarrearía. Pero en el fondo, él, como los otros, sabían que esta “usurpadora” los echarían de sus tierras y mas aún, con el apoyo de la guardia civil.
Héctor Chacón, en una reunión con otros campesinos, es elegido para asesinar al malévolo juez Montenegro. Era tanto su poderío, que cualquiera podía estar seguro de que al menor gesto inadecuado, el causante, sin consideración alguna seria abofeteado públicamente por el juez Montenegro.

Ya el inspector de educación, casi todos los directores de escuela, el sargento Cabrera, el jefe de la caja de depósitos y consignaciones, habían sido abofeteados por el inicuo juez; todos debieron solicitar audiencia para pedir perdón al juez públicamente.

Cierta vez el subprefecto Arquímedes Valerio cometió el error de llamarlo por su nombre: “Don Paco”, motivo por el cual, recibió sendas cachetadas. Al día siguiente fue a pedirle perdón pero no fue recibido; Luego de varios días por fin logro verlo; se disculpo diciendo que estuvo borracho y que no se había dado cuenta de su ofensa; todo quedo perdonado y el subprefecto le suplico que apadrinara su boda a lo que el juez accedió.

El día de la boda, casi al final, el subprefecto levanto su copa y pronuncio el brindis fatal: “¡salud padrino, me e dado el gusto de ofrecerle la mejor fiesta de la provincia!”. El juez se enfureció y lo abofeteo tres veces. Cierto día llego a Rancas un tren, traía alambre con el cual cercaron parte del territorio, incluyendo el cerro Huiska.

El juez Montenegro sigue dando muestras de sus abusos: Su caballo llamado triunfante pierde una carrera frente a “ picaflor”. El alcalde Herón de los Ríos, organizador de la carrera declara ganador a “triunfante”, evitando así la ira de Montenegro. 

En una rifa organizada por doña Josefina de la Torre, directora del centro escolar de niños, se rifan doce carneros. Herón de los Ríos pregunto al juez por sus números; Montenegro gano todos los carneros.
El cerro de la compañía norteamericana tenia mas de cien kilómetros de largo y empezaba en el kilometro 200 camino a Lima. Las ovejas de los rancainos que pastaban en las tierras de “la cerro” fueron degolladas.

La guardia civil inicia una búsqueda tenas para capturar a Héctor Chacón, ya que se había enterado que planeaba asesinar al juez Montenegro. Algunos piensan que es una mujer llamada Ignacia, otros dicen que fue la hija de esta, Juana, la que lo traiciono. Por fin llega el día en que los rancainos son desalojados. Todos estaban esperando a la guardia de alto. Cogieron piedras y palos.

Nadies los sacaría. Cuando llegaron, Fortunato le pregunto al alférez a que venían. Este les respondió que a desalojarlos por que estaban invadiendo propiedad privada y que tenían diez minutos para irse.
Fortunato le dijo que era la “Cerro de Pasco corporation” la invasora; pero el alférez no lo escuchaba y seguía contando el tiempo mientras Fortunato hablaba, hasta que se cumplieron los diez minutos. Cumplidos estos los guardias comenzaron el genocidio. Mataron a Fortunato y a todos los demás.

Luego Fortunato, ya muerto, sostiene una conversación con Alfonso Rivera, quien le cuenta que después de que lo mataron a él, los rancainos sacaron una bandera y se pusieron a cantar el himno nacional, pero que ni eso respetaron los guardias y los mataron a todos.
Comentarios