Subir
RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA "PANTALEON Y LAS VISITADORAS"
- Mario Vargas Llosa -
Argumento del libro "Pantaleon y las visitadoras" de Mario Vargas Llosa. Analisis de la obra.
Conocida novela de Mario Vargas Liosa, adaptada para el cine peruano y estrenada en 1976, película codirigida por José Maria Gutiérrez. 

Con esta obra obtuvo el autor el “Premio Latinoamericano de Literatura”, compartido con Jorge Luis Borges.
Desde su puesto de mando, en el que instala su oficina particular, el archivo y la caja, el capitán Pantaleón Pantoja erige el SVGPFA (Servicio do Visitadoras para Guarniciones, Puestos de Frontera y Afines), situado lejos de la ciudad, a orillas del rio ltaya. 

Separado del ejército, ya que sus superiores le prohíben usar el uniforme militar y hasta entablar relación con sus compañeros de armas, la vida cotidiana de Pantaleón transcurre entre la ralea prostibularia de la Selva Amazónica. 

Debe disfrazar su condición de militar ante los civiles, la índole do su tarea ante su madre y su mujer. Debe adoptar, en suma, diversas mascaras: vivir como un civil, pero pensar como un militar, le ordena el general Scavino. 

Utilizar métodos bajos para satisfacer sus “altas” necesidades, desde el momento que la salud del ejército y el bienestar de la patria están en juego... 

A medida quo su organización crece por su diligencia y las demandas, en aumento de los usuarios, el servicio do visitadoras crece también en Ia imaginación do las gentes hasta convertirse en mito.
Es entonces Pantilandia, el reino del capitán Pantoja, el sublime administrador capaz de transformar cualquier cometido en un éxito rotunda. 

Por otra parte, la única historia diversa quo incluye la novela, la del hermano Francisco, fundador de la sección apocalíptica do los Hermanos del Arca, adquiere en su fanatismo una intensidad similar a la de la singular cruzada del puntual ejecutor del programa militar. 

Una y otra son tratadas paródicamente en el desarrollo de la narración que las comprende. Ambas acaban por mostrar su inautenticidad, ya que aparecen como los desaforados intentos de paliar la ignorancia y las magras perspectivas de un medio subdesarrollado. 

El lenguaje de la parodia recurre al eufemismo. En particular, son los partes del capitán Pantoja los que hacen acopio de los lugares comunes de la retórica castrense, y su efecto os hilarante por su inadecuación al objeto al que lo refieren. 

Pero también sostienen el edificio de la farsa las cartas privadas de Pochita, las emisiones radiales del Sinchi (un monumento al kitsch, ha señalado certeramente José Miguel Oviedo), las crónicas y primicias” del diario El Oriente, la Elegía fúnebre del capitán Pantaleón Pantoja, en el entierro de la hermosa Olga Arellano, la visitadora clavada en el Nauta” (quien era, a la sazón, su querida), o la Epístola a los buenos sobe los malos del hermano Francisco”. 

Todos estos textos no son sino partes de la misma parodia, que los envuelve para representar la vida peruana como un gran delirio en el que tienen cabida los falsos misticismos y las redenciones espectaculares de aquellos que, como Pantaleón y el hermano Francisco, fracasan en sus empresas, devorados por la selva.
Comentarios